Co-diseño en danza

1024px-Richard-Serra-Tilted-Spheres2

Creación de los espacios de aprendizaje del futuro

“Un espacio flexible te puede hacer imaginar”, esta es la reflexión de una de las estudiantes de la escuela de danzas y bachillerato Aída Mastrazzi en el taller realizado la semana pasada sobre el diseño del espacio de aprendizaje del futuro.

La actividad se inicio a partir de imágenes que tomaron las estudiantes en las vacaciones de invierno, y que tenia como consigna capturar espacios que representen pares antagónicos como: espacios grupales vs. individuales, privados vs. públicos, rutinarios vs. creativos, fríos vs. cálidos, silenciosos vs. ruidosos, flexibles vs. rígidos. dispersión vs. concentración, entre otros.

¿Cómo materializar estos conceptos? ¿de qué manera se ponen a dialogar en el espacio escolar? Con estas preguntas se les propuso a las estudiantes que diseñen diferentes escenarios de aprendizaje a partir de estas ideas.

En el ejercicio, pudieron conversar con diseñadoras industriales que les brindaron herramientas conceptuales vinculadas a los procesos de creación e investigación para implementar en la actividad. Por lo que se trato de un momento de diseño participativo y co-creación.

A partir de diferentes materiales, las jóvenes debatieron en grupo sobre los usos y dinámicas del espacio escolar, tensiones y posibilidades, convivencias de opuestos y entropía, como el desequilibrio que equilibra. Estas nociones iban siendo plasmadas en un diseño visual sobre el espacio necesario y deseado de aprendizaje, en el que no necesariamente habían disrupciones irreconciliables entre lo nuevo y lo tradicional.

Los “conceptos amplios” sobre el espacio, como los denominaron las estudiantes, llevaron a afirmar que cada uno cuenta con diferentes percepciones y le otorga variados sentidos a las palabras; por lo que escucharse y encontrar los puntos de encuentro es valioso si se piensa en lugares comunes habitados por un colectivo, con diferentes inquietudes y necesidades.

¿Los espacios aprenden? Esta idea remite a las nociones de dinámica y transformación vs. la naturalización de un escenario determinado, entonces: ¿estos espacios tienen que estar en constante cambio? ¿cómo tienen que ser? En esta búsqueda las jóvenes llegaron a la conclusión de que lo rígido se asocia a lo calculado y tangible, y lo flexible al cambio, a lo intangible.

En estas ideas lo importante es comprender que existe un vínculo entre la persona que aprende y el espacio, y que el objetivo siempre debe ser garantizar una inmersión en el ambiente, para responder a las diferentes propuestas de aprendizaje.

¿Qué pistas pueden ayudar a este diseño? Según las estudiantes los elementos audiovisuales junto con las tecnologías, pueden ser una clave para generar un clima determinado, por ejemplo garantizando el silencio o musicalizando una actividad. Lo importante es que pueda ser flexible, teniendo en cuenta que también sí es compartido debe mantener el equilibrio para interpelar la diversidad.

¿Cómo flexibilizar entonces la escuela? Borrar líneas rectas, utilizar diferentes colores, “abrir ventanas”, pensar en metáforas potentes que inviten a la creación y expansión sin que esto implique cambios drásticos en la infraestructura. En este horizonte una idea que prepondero es la de asociar la flexibilidad con la naturaleza y a lo rígido, a lo artificial.

El mejor ejemplo de estos conceptos es para las estudiantes el de una bailarina, ya que “en un mismo ser conviven muchas habilidades”, puede adaptarse a bailar danzas clásicas o contemporáneas, o estar sentada estudiando matemática. Indagar entonces en su capacidad y maleabilidad a diferentes espacios, es parte de lo que consideraron en el ejercicio.

Los resultados del taller fueron interesantes mapas, creaciones de diferentes escenarios de aprendizaje que forman parte del proceso de co-diseño del espacio de aprendizaje en la escuela de danzas y bachillerato Aída Mastrazzi. Pasos firmes, danzados, en movimiento y con diferentes compases en este proyecto que pronto tendrá más novedades para compartir.

Artículo publicado originalmente en el blog de Conectar Lab

Deja un comentario